Noticias

Últimas noticias ICOEC

Lunes, 14 de Mayo de 2018

Inditex gana el juicio a las clínicas dentales Zara

nditex ha vuelto a salir en defensa de sus marcas. Lo ha hecho con uñas y dientes, nunca mejor dicho. El Juzgado de lo Mercantil número 9 de Barcelona ha dado la razón a la firma fundada por Amancio Ortega en su litigio por el empleo del nombre Zara con una clínica dental de Terrassa. El Consejo General de Dentistas fue quien puso en alerta a la multinacional textil. A finales de diciembre, preguntó si existía relación alguna con el centro odontológico Clínica Zara Dental, que anunciaba en su página web la próxima apertura de “1.500 clínicas asociadas en España”.
El 13 de febrero, Inditex demandaba a Clínica Zara Dental y Clínica Dental Arquimbau por el empleo del nombre de Zara, su buque insignia, y exigía como medida cautelar que los demandados dejasen de usarla, así como la retirada de cualquier material que pudiese hacer alusión a esta denominación y el cese de la actividad de las distintas páginas web.
A pesar de que Clínica Zara Dental tenía registrado el nombre comercial desde octubre de 2017 y la sociedad homónima desde diciembre de ese mismo año, el juzgado entiende que 'clínica' y 'dental' son nombres genéricos y secundarios que “no aportan distintividad alguna”, por lo que es la palabra 'Zara', que coincide con el nombre de la filial de la demandante, la que le da el punto de distinción.
Además, apunta que la firma dental no ha tenido reparo en emplear “una estética muy similar” en su logotipo en cuanto a la tipología de la letra y a los colores, lo que puede inducir a error entre los clientes, que pueden llegar a pensar que Inditex está detrás de este proyecto empresarial.  “La parte demandada también se podría estar aprovechando del prestigio y reputación de la marca Zara para promocionar sus servicios de ortodoncia, dando a entender que son igual de excelentes y con una calidad-precio similares a la marca renombrada”, incide el auto.
Ante estos hechos, y con el único argumento en contra de la parte demandada, que justificaba la inexistencia de dicho riesgo amparándose en que solo contaba con un establecimiento en Terrassa y que, por tanto, su ámbito de actuación territorial era muy limitado, el juez aceptó las medidas cautelares propuestas por la multinacional con sede en Arteixo.
Semanas después, ya no queda nada de ese proyecto. Aunque las direcciones de internet siguen activas, están vacías de contenido. Además, la sociedad que estaba detrás de la empresa de servicios odontológicos cambió de nombre la semana pasada, según figura en el Registro Mercantil.

  • Comparte/